AIELO y NINO

Nino Bravo nació en Aielo de Malferit el 3 de agosto de 1944, bajo el nombre de Luis Manuel Ferri Llopis, siendo bautizado poco después en la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol. Durante casi cuatro años permaneció entre los aielenses, jugando por las calles del pueblo, paseando por el Ensanche y asistiendo al parvulario que en el antiguo Hospital de Beneficencia tenían instalado las Hermanas Franciscanas. Su familia tuvo que abandonar el pueblo buscando nuevos horizontes en el empleo de su padre cuando él contaba apenas 4 años, pero nunca olvidó esta breve estancia y menos aún sus primeros años de enseñanza, visitando a menudo Aielo para recordar su infancia y visitar a los familiares que aún vivían allí.

 

Siendo ya un artista consumado, y ante la necesidad de restaurar el Colegio de Párvulos del municipio, Nino Bravo tuvo la iniciativa de actuar de forma desinteresada a beneficio de dicha restauración. La actuación tuvo lugar en agosto de 1971, y como recoge el acta de sesión plenaria municipal, 'con el fin de conseguir una importante recaudación que sirviera para la finalidad educativa propuesta... prevaleciendo finalmente la opinión de que debía ser exigida la cantidad de 75 pesetas a toda persona que quisiera entrar en el espacio de los Jardines de L'Eixample, exceptuando los niños que todavía no alcanzasen edad escolar y que las madres se vieran obligadas a entrar en brazos'.

 

Uno de los proyectos personales de Nino Bravo fue construir un chalet en Aielo. Su construcción comenzó a comienzos de 1973, situado a las afueras del pueblo. Ante su repentina muerte en abril del mismo año, el edificio quedó inconcluso, continuando las obras poco después sus familiares. La casa recibió el nombre de 'El Consuelo' como particular tributo a la madre de Nino, Consuelo Llopis.

 

Ante la fatídica noticia del inesperado fallecimiento de Nino Bravo, el Ayuntamiento de Aielo de Malferit pagó las esquelas insertadas en los diarios Las Provincias y Levante con un importe de 3.081 y 3.000 pesetas, respectivamente. Asimismo, el 2 de mayo de 1973 se hizo constar en acta 'el sentido pésame por el fatal desenlace del que fuera primera figura del cante moderno, oriundo de esta villa'.

 

En 1975, como agradecimiento a un artista que paseó el nombre de Aielo de Malferit por todo el mundo entero, el Ayuntamiento aprobó la concesión de una calle del municipio a nombre de Nino Bravo. Así se hizo constar en acta del 10 de noviembre de 1975, según la cual 'la calle proyecto nº 13 se llamará de Nino Bravo'.

 

En el año 1998, Aielo se vuelca con '25 Anys sense Tu', un homenaje multitudinario del pueblo a la figura de Nino Bravo. Entre los distintos actos que se realizaron destacan una exposición retrospectiva de su vida y obra, el festival realizado por artistas locales interpretando sus canciones y un castillo de fuegos artificiales en honor a Nino.

 

Cinco años más tarde, y a iniciativa de tres fans: Isaac Guerrero, Darío Ledesma y Francisco J. Fuentes junto a Isabel Juan, que había organizado el Homenaje a Nino '25 Anys sense tú' en septiembre de 1998, tiene lugar el 'I Encuentro de Fans, Familiares y Amigos', que se convierte en un gran éxito de público. Una nueva exposición con su ropa y material de trabajo, discos extranjeros, proyección de vídeos, conferencias sobre su vida, obra y discografía, son algunos de los eventos que tuvieron lugar aquel 2003 en el que se conmemoraba el 30 aniversario de la muerte del mito.