EVENTOS

40 años sin Nino Bravo

El pasado 13 de abril Aielo de Malferit se despertaba radiante dispuesto a rendir tributo a uno de  sus hijos pródigos, quizá el más internacional, a Nino Bravo.


A primera hora de la mañana el Paseig de L'Eixample amanecía radiante, con la primavera dejándose notar en sus árboles y flores. Poco a poco a  sus gentes se dejaban ver de allá para acá. Yo decidí dar un paseo y sentir, en soledad las primeras luces del alba en este maravilloso rincón del Val d'Albaida.


Cerca del mediodía, los admiradores de Nino Bravo comenzamos a dejarnos ver por el Museo Nino Bravo, punto de encuentro de muchos de los actos que sucederían a lo largo del día. Para esta fecha el Museo celebró una Jornada de Puertas abiertas que fue provechada por familias enteras para acercarse a comprobar in situ piezas que la familia, amigos y fans del cantante hemos ido donando en todo este tiempo. Algunos de los visitantes son asiduos a estos eventos, para otros es la primera vez, pero en cualquiera de los casos se puede comprobar en sus miradas la ilusión y admiración que despierta estar tan cerca de los objetos personales de su ídolo.


A las 14:00 h. más de un centenar de personar nos fuimos dispuestos a disfrutar de la comida al Restaurante Gasaqui. Entre plan y plato la conversación aparece de modo espontáneo y natural. Es siempre un buen momento para compartir anécdotas, recordar otros eventos o conocer a nuevos fans. Aquí surgen nuevas amistades que perduran en el tiempo.


Aunque la comida estaba deliciosa y estábamos muy a gusto el programa seguía su curso. A las 16:30 tocaba volver al Museo para comenzar los actos.


La sala de proyección de videos se quedó pequeña y aquellos que no pudieron tomar asiento o estar de pie dentro de la sala tuvieron que permanecer en las salas contiguas.


La primera de las presentaciones corrió a cargo de Paco Pueda, quien nos mostró el vídeo 'Aielo de Malferit. Cuna de Nino Bravo’, un documental en donde se repasa con las canciones de Nino imágenes de aquellos lugares que vieron nacer al cantante.


A continuación se dio a conocer dos grandes novedades para el Museo, su nueva página web con un diseño renovado de Aitor Fernández y su nuevo canal de YouTube en el que trabajarán Joaquín Vega y Georgina Molina para mostrar aquellas noticias, eventos y vídeos relacionados con el Museo. Una vez realizadas las presentaciones el siguiente foco de atención se centrada a pocos pasos del Museo, en el Auditori.


En el nuevo emplazamiento pudimos descubrir el diseño que llevaría el cupón conmemorativo de la ONCE, cuyo sorteo se celebró el pesado 21 de abril.

 

Luego de la presentarán disfrutamos de la Coral Alegro compuesta porpersonas invidentes o de visión reducida que interpretaron varios temas de Nino en versión Góspel y que hicieron las delicias del público por su entusiasmo. Luego llego la actuación de María Ruiz y Rafa Gimeno que nos deleitaron también con varias piezas de Nino Bravo adaptadas a violonchelo, algo nada sencillo pero que supiesen defender formidablemente.

 

Por último, Serafín Zubiri puso el punto y final cantando al piano canciones de su gran maestro, como él mismo dijo. El público no dudó en acompañarle y pidió insistentemente varios bises.


Los actos oficiales se cerraron con un paseo desde el Auditori hasta el Carrer Sants de la Pedra en donde José Luis Juan, alcalde de Aielo, depositó un ramo de flores. Este gesto se repitió a la entrada del Museo ante la presencia del artista Serafín Zubiri que accedió, con el cariño y la amabilidad que le caracteriza, a hacerse foto con todos los asistentes.


Finalizaba así una jornada llena de emociones en donde se conmemoraban el 40º aniversario de la desaparición de nuestro querido cantante y que años tras año sigue presente en el recuerdo y en la memoria de aquellos que le conocieron y le siguen admirando.


Texto: Aitor Fernández