EVENTOS

25 anys sense tu

Los jardines del ‘Eixample’ de Aielo de Malferit se vieron desbordados el viernes 25 de septiembre de 1998 por más de cuatro mil personas entusiastas y deseosas de presenciar el Festival - Homenaje dedicado a Nino Bravo, con motivo del 25 aniversario del accidente de tráfico que le ocasionó la muerte, a los 28 años de edad, en pleno éxito de su carrera y cuando se disponía a triunfar en Europa.


Dicho homenaje se aprobó durante el transcurso de una sesión plenaria celebrada por la Corporación Municipal de Aielo el 16 de abril, el mismo día en que se conmemoraban los 25 años sin nuestro más famoso artista local.


Tal fue el éxito del homenaje que al día siguiente del festival el comentario general era que ‘en Aielo nunca se había hecho una cosa así’, ‘desde que el pueblo se ha despertado no se habla de otra cosa’. La población de Aielo estaba orgullosa y se sentía feliz por haber recuperado una parte de su historia a través de un reconocimiento colectivo que le debía a Nino.


Habían pasado muchos años desde que por deseo expreso Nino actuó en el ‘Eixample’ a beneficio de la restauración de su antiguo colegio de Párvulos. Ahora, veintiocho años después de esta iniciativa, el Ayuntamiento de Aielo recogía el sentir de la mayoría de la población y tributaba, a su hijo más famoso, un merecido homenaje.

EXPOSICIÓN SOBRE NINO BRAVO DEL 20 AL 27 DE SEPTIEMBRE DE 1998

Las casi dos mil personas que visitaron la exposición retrospectiva sobre la vida de Nino Bravo tuvieron la oportunidad única de contemplar de cerca objetos tan entrañables y significativos como:
* Los trajes utilizados en sus actuaciones cedidos muy amablemente por su esposa, así como las partituras de sus canciones, como ‘Puerta de amor’, ‘Te quiero, te quiero’, ‘Mis noches sin ti’ o ‘Voy buscando’.
* El micrófono de Nino, que nos hizo llegar su cuñado Manu, al comprobar el esfuerzo y la ilusión con que se trabajaba por ofrecer a la ciudadanía de Aielo la exposición y el homenaje a Nino.
* Su discografía completa que, en muchos casos, ya ha pasado de padres a hijos.
* Carteles publicitarios de sus actuaciones en el Teatro Principal de Valencia el 16 de marzo de 1969, en Gandía de octubre de 1970, o en la Plaza de Toros de Moixent el 26 de agosto de 1971.
* Programas de galas como la celebrada el día 15 de marzo de 1973 en el ‘Parador del Foc’. Este recuerdo tenía un significado especial dado que ésta sería la última actuación de Nino en Valencia y  los que estuvieron allí la recuerdan como brillante.
* Gran variedad de material fotográfico, con imágenes tan especiales para el recuerdo de Aielo de Malferit como:
1) La de Luis Manuel Ferri (Nino), a los 16 años en el casino March de Aielo con sus padres, hermana y amigos de sus padres tomando el típico aperitivo en el verano de 1959.
2) De Nino entrevistado por José Luis Cañamero en 1972 y conversando con el arcipreste de Alzira, D. Francisco Albiol, facilitadas por Alfonso Rovira, ex-director de Radio Alzira SER.
3) La foto del bautizo de su hija Mª Amparo, un día de los más felices de Nino, según él mismo diría.
4) Nino con su tío en Aielo rodeado de niños que caminan a su lado con orgullo y respeto. Y también en las fiestas de Moros y Cristianos.
* Artículos de prensa como el aparecido el día 14 de septiembre de 1973 en el diario Levante, con el siguiente titular: ‘Llanto y recuerdo de Aielo de Malferit a Nino Bravo’, firmado por José López Sellés y fotos de M. Villar.
* Mobiliario como la mesa de noche que utilizaba en su juventud cuando vivía con sus padres, así como cuadros del cantante, recuerdos facilitados por sus fans y admiradores, entrevistas en revistas musicales especializadas y diarios de la época, el libro escrito por Guillermo Ortigueira, quien facilitó material gráfico y periodístico sobre la vida de Nino, el fax enviado por Paloma San Basilio lamentando no poder asistir al homenaje, o el telegrama de su amiga y cantante Dova.
* Actas de Sesiones Plenarias Municipales como la del 26 de julio de 1971 en la cual la Corporación Municipal acordó organizar la actuación de Nino Bravo a beneficio de la restauración del colegio de Párvulos, a petición expresa del cantante, o la del 10 de noviembre de 1975 por la que se aprobó concederle una calle a su nombre.
* Artículos del programa de fiestas de Aielo, como el publicado en el año 1973, firmado por José Ferrer con el título de ‘Recuerdo vivo de Nino Bravo’, o el de Miguel Mateu ‘El último adiós’, así como el del año 1993 de Rafael Belda Ureña, ‘Recordando a Nino Bravo’.
* La Gran Enciclopedia Valenciana de 1991, en la que aparece el nombre de Nino Bravo.
* Vídeo resumen de sus actuaciones en programas como ‘Pasaporte a Dublín’, ‘Evocación’, ‘Estudio Abierto’ o ‘Siempre en Domingo’, cedidos por TVE.

Aquel día, tras registrar el vídeo, como cada noche venía haciendo con todo el material que iba consiguiendo para que nada se perdiera, pues el valor sentimental que tiene para sus propietarios es incalculable, pensé en aprovechar un descanso para visionarlo cómodamente, pero os aseguro que cuando escuché su voz y la fuerza en su interpretación, me quedé allí mismo intentando no perderme su palabras. Escuchando ‘Mi tierra’ sentí una emoción que todavía recuerdo.

Pero no hubiéramos podido reconstruir parte de la vida de Nino sin la colaboración de las personas que tan amablemente cedieron sus objetos y anécdotas que hasta el momento habían guardado como verdaderos tesoros. Durante el tiempo que estuve recogiendo este material, pude comprobar que Nino era algo más que un cantante y su recuerdo seguía vivo en la memoria colectiva de nuestra localidad.

Las personas que visitaban la exposición tenían la sensación de haber estado cerca de Nino Bravo. Recuerdo gratamente los comentarios no solo de las personas mayores, sino también de jóvenes que nunca lo habían conocido, pero que sabían de memoria sus canciones y muchos habían venido a visitarla desde muy lejos sin importarles las distancias.

Una familia reflejó con un escrito a la prensa el sentir de muchos: ‘Nos hemos emocionado, hemos pisado su tierra y contemplado todo aquello que formó parte de su vida. Cada prenda de vestir, cada objeto personal sabía a Nino, olía a Nino. Su presencia era evidente, todo tan familiar, todo tan nuestro...’

Una visita especial fue la de Pepe Juesas, amigo personal y guitarrista de los ‘Superson’, que acompañaba a Nino el día del accidente. Su aportación a la exposición fue muy importante y nos dijo que a Nino le gustaba mucho venir a Aielo, también nos expresó su deseo de crear un estudio de grabación en Valencia, deseo que nunca pudo culminar.

La prensa calificó el evento, días después, con la siguiente frase: ‘El resultado: fabuloso. La exposición superó todas las previsiones por el gran impacto que ha tenido entre los seguidores de este cantante y ha batido todos los récords en Aielo de Malferit’.

FESTIVAL - HOMENAJE, 25 DE SEPTIEMBRE DE 1998

Las fotografías pueden traernos a la memoria las imágenes de aquel día, pero solo los que allí estuvieron pudieron compartir el sentimiento y el cariño de un pueblo entero hacia Nino.

La fiesta estaba en la calle, el Grup de Tabals i DolÇainers ‘Los Navarros’ de Valencia dieron la bienvenida a las más de 4.000 personas que se dieron cita en el Eixample, y si bien todos y cada uno de nosotros éramos importantes, no podríamos dejar de mencionar la presencia de la esposa de Nino, María Amparo Martínez, sus hijas María Amparo y Eva María Ferri, su cuñado y amigo Manu Martínez y otros familiares de Aielo y de Valencia. Y tantos y tantos admiradores.

También acudió el President de les Corts Valencianes y la Corporació Municipal, patrocinadora y organizadora de los actos, así como otras autoridades de la Vall d'Albaida. Y representantes de la mayoría de las entidades colaboradoras: Diputación de Valencia, Caixa d'Estalvis d'Ontinyent, Cooperativa Vidrios San Miguel, Pirotecnia Turis, València Fruits, TVE, Iluminación Just y las floristerías Mari y Blanca Flor.

Todo estaba preparado, la gente estaba expectante, el secretismo había sido absoluto pues queríamos que fuera una noche de sorpresas y de fiesta en recuerdo de Nino Bravo, un recuerdo no de tristeza sino de agradecimiento por todo lo que nos había dado: su gran voz, sus canciones, su simpatía y el cariño hacia su pueblo. Por fin, pasadas las 23 horas, se iluminó el escenario y tras unas breves palabras de presentación, sonó la voz que todos estábamos esperando: un Nino Bravo inimitable nos deleitaba desde un vídeo grabado dos meses antes de su desaparición: ‘Un beso y una flor’.

La noche continuó entre las simpáticas intervenciones de Màgic Andreu, único artista de renombre que accedió a venir de forma absolutamente desinteresada, y las canciones de Nino interpretadas por artistas locales y de la comarca. Sin ellos no hubiésemos podido recordar a Nino a través de aquello que más le gustaba: CANTAR. Artistas que habían tenido a Nino no sólo como ídolo, sino también como maestro, y que consiguieron aquello que realmente queríamos y esperábamos, un espectáculo con calidad musical, con calidad humana y sentimientos de alegría y agradecimiento. Los artistas que intervinieron y las canciones que interpretaron son:

VICENT TAVALLO: ‘Tú cambiarás’
TROYA (Paco Bataller, Salva Nadal, Joan Sanz, Ramón y Vicent Albero): ‘Como todos’ y ‘Elizabeth’
JUAN MANUEL MARTÍ: ‘Vete’ y ‘Es el viento’
Mª AMPARO BELDA: ‘Un beso y una flor’ y ‘Te quiero, te quiero’
JOSE ANTONIO GRACIA TELLO: ‘Mi tierra’ y ‘Esa será mi casa’
TRÍO LA VALL (Pepe Barberá, Juan Miguel Egea y Adrián Martínez): ‘Cartas amarillas’ y ‘América, América’
VICENTE SANCHÍS: ‘Mi querida mama’ y ‘Libre’
DÚO DABELS (Jacinto y Lorenzo Belda): ‘Mis noches sin ti’ y ‘Noelia’
GRUP DE PERCUSSIÓ TIMPANI ENSEMBLE (Joan Castelló, Xavi Castelló, Sisco Aparici, Benjamín Ibáñez, Joan Soriano, David González y Marc): ‘Un beso y una flor’ y ‘Noelia’
UNIÓ MUSICAL D'AIELO (dirigida por Miguel Sarriò): ‘Te quiero, te quiero’

Las voces de los que allí estuvimos se unieron a la voz de Nino Bravo para cantar ‘Un beso y una flor’, y un magnífico castillo de fuegos artificiales puso el punto y final a muchos días de trabajo y esfuerzo, recompensado con creces por las palabras de felicitación que recibimos y por el sentimiento que se respiró en nuestro pueblo durante muchos días. Habíamos hecho el homenaje en su tierra y con su gente.

No podría terminar este artículo sin agradecer sinceramente la ayuda de todos aquellos que de una u otra forma contribuyeron a hacer realidad un sentimiento y un deseo que todo nuestro pueblo tenía, el de homenajear a Nino Bravo. Si Aielo se sentía orgulloso, yo lo estaba de Aielo. A todos mil gracias.
Un recuerdo muy cariñoso a Juan Carlos Calderón, con el que estuvimos en contacto telefónico, y, cómo no, para mi amigo Màgic Andreu por su profesionalidad y porque, tras su paso por Aielo, nos dejó toda su simpatía y amistad.

 

Texto: Isabel Juan