PRENSA

Familiares, amigos y fans de Nino Bravo aportan más de 400 objetos para el museo de Aielo

La figura de Nino Bravo sigue más viva que nunca. Después de 33 años de su desaparición, el cantante de Aielo de Malferit ya tiene en su pueblo natal un museo para rendir el mejor de los reconocimientos y honrar la memoria de uno de los artistas más internacionales que dio la música pop española de los años 70.

 

‘Esa será mi casa’, que dio título a uno de sus numerosos éxitos, podría estar más vigente que nunca, porque a partir del próximo sábado 28 de octubre, Luis Manuel Ferri, como así se llamaba, tendrá un museo donde perpetuar su figura.

 

Este proyecto, que comenzó a fraguarse hace tres años, es ya una realidad gracias a las aportaciones de familiares directos del cantante como su viuda Amparo e hijas Eva y Amparo, así como de su hermana Consuelo Ferri. También han contribuido vecinos, amigos y fans que desinteresadamente han donado objetos del cantante.

 

Hasta el momento han sido catalogadas más de 400 objetos, ligados de alguna manera a la persona de Nino Bravo. Entre ellos cabe destacar el micro y el equipo de sonido con el que actuó junto a los Superson, trajes de los conciertos, placas de reconocimiento, fotografías, la cartilla escolar, partituras, la reproducción de un colmillo que el cantante utilizaba como amuleto en sus actuaciones, sin olvidar una completa muestra de toda su discografía.

 

El museo ocupará las dependencias de las antiguas escuelas, para lo cual ha sido objeto de una importante obra de restauración. El inmueble se convertirá en un edificio multiusos que albergará una sala de exposiciones, otra de proyecciones y la futura biblioteca.

 

La alcaldesa, Cristina Mira mostró su satisfacción porque gracias ‘a un grupo de fans, la disposición de la familia y amigos del cantante, hemos conseguido materializar un proyecto que para el pueblo de Aielo y para los vecinos tiene un gran significado. Tanto Luis Manuel como su familia siempre han sido muy apreciados en la localidad’.

 

Añadió que el concepto que se persigue ‘es que sea un museo vivo, en constante renovación, por lo que iremos restableciendo las piezas periódicamente, ya que no estará expuesto todo el material a la vez’.

 

Todo este fondo museístico fue catalogado por los técnicos de la Diputación como paso previo a la apertura del recinto.

 

Tras la actuación en el edificio y la dotación interior está prevista otra intervención en el exterior. Esta consistirá en la iluminación del inmueble y el acondicionamiento de una zona ajardinada, ‘de modo que aporte al museo un toque de distinción y elegancia al proyecto que es un orgullo para Aielo’, subrayó la primera autoridad.

 

La idea surgió en 2003 cuando se celebró el I Encuentro entre familiares, amigos y fans de Nino Bravo que se piensa repetir este año.