PRENSA

Los objetos de un artista único

Los trajes, fotografías, partituras o discos de oro de Luis Manuel Ferri Llopis, el nombre real de Nino Bravo, se exhiben desde ayer en una exposición que podrá verse hasta el próximo 19 de mayo en El Corte Inglés de la Avenida de Francia. La muestra se inauguraba el mismo día que hace 40 años moría el cantante valenciano en un trágico accidente de tráfico a los 28 años de edad.


Los objetos expuestos proceden del museo Nino Bravo de Aielo de Malferit, la localidad donde nació el 3 de agosto de 1944, aunque el cantante, a quien de pequeño se le conocía como Manolito, se trasladó a vivir a Valencia a los cuatro años. Ilustrada con abundantes fotografías, la muestra repasa su trayectoria vital y artística que incluyó cuatro discos, editados entre 1970 y 1972-Te quiero, te quiero, Nino Bravo, Un beso y una flor y Mi tierra.


Su fallecimiento causó un gran impacto y así lo demuestran los telegramas expuestos en la muestra, en los que Víctor Manuel, Carmen Sevilla, José María Íñigo, Mocedades, Mari Trini, Juan Pardo y Augusto Algueró expresaban sus condolencias a la familia.


La de Nino Bravo fue una carrera exitosa y de ello da fe la exposición a través de varios discos de oro, alguno póstumo, y otros reconocimientos como un galardón de la Cadena Ser, una llave-recordatorio de Televisión Española o la medalla que se le concedió como Caballero del vino.


Los fetichistas pueden deleitarse con las americanas y trajes del cantante, como el de terciopelo con el que actuó en su último concierto ante sus paisanos, en Fallas en 1973, el pantalón vaquero que vistió en su único vídeo en color (Un beso y una flor), o el que se complementa con su famoso cinturón con las iniciales NB. También se exponen una guitarra del músico, partituras de canciones, cintas, discos, carteles de conciertos, imágenes de los primeros pasos de su grupo Los Superson o portadas de revistas lo que confirman la magnitud de su grandeza.