PRENSA

'El secreto de mi padre era su humanidad y cantar con el corazón'

’Dices ‘Nino Bravo’ y se abren todas las puertas’, comenta Amparo Ferri una de las dos hijas de Nino Bravo y quien junto a su hermana, Eva, nacida pocos meses después de la trágica muerte del mayor cantante valenciano ligero que ha dado el siglo XX, se ocupa de mantener viva su leyenda y memoria. ‘Pero no es complicado’, añade, porque todo el mundo le quiere. No nos ha costado nada. Nosotras sólo ponemos nuestro granito de arena’, añade con respecto a su relación con la industria discográfica o con aquellos que se acercan al museo del artista en Aielo de Malferit, la población natal de Luis Manuel Ferri.


‘Mi madre prefiere guardar el recuerdo-añade cuando se le pregunta por qué desde su muerte se ha mantenido en un segundo plano siendo como era su hija todavía una niña de pocos años-. Para ella su muerte fue un mazazo. Nunca lo ha llevado bien. No ha lograrlo superarlo. Tiene otra perspectiva. Nosotras perdimos a un padre, pero lo vemos con otra mirada’, añade.


Para Amparo sólo hay un secreto para que tanto la música como su memoria se mantenga viva después de 40 años. ‘Además de tener el don de una gran voz, era alguien que cantaba con el corazón, con carisma. Quería vivir cada letra que transmitía y eso llegaba y sigue llegando al corazón de las personas. Todos nos han demostrado siempre cariño. Era un ser de una gran humanidad y una buena persona que se encontró con la tragedia muy joven. ¿Cómo sería hoy?-añade sobre la vida del artista que estaría a un paso de los setenta años-Pues no habría perdido la esencia. Y sería una figura mundial. Jamás hubiera entrado en la basura mediática’, confiesa.


Dice que, de momento, no hay previsto ningún nuevo proyecto discográfico, pero que sí han comenzado a trabajar en una biografía oficial, ‘un documento que sería muy valioso’. Y cree que Valencia sí tiene alguna deuda institucional con él. ‘No siempre le han dado el valor que merecía. Casi nos enteramos por casualidad que le habían dedicado una calle. Pero tiene todo el cariño de la gente, que no le olvida y transmite su música a sus hijos. Y eso ya es importante’.